Una de cada veinticinco personas tiene trastornos de procesamiento, pero la mayoría pasa desapercibida, y cuando no se trata, puede ocasionar retrasos en el desarrollo, problemas de atención y comportamientos que a menudo pueden conducir a un desequilibrio emocional, poco autocontrol, impulsividad, agresión e incluso enfermedades mentales más tarde en la vida.

 

 

Pero ¿cuándo es el momento en que los padres realmente pueden detectar y aprender si su hijo tiene trastornos de procesamiento? La doctora Julia Harper, PhD, MS, OTR/L reconocida experta, que se especializa en desarrollo cerebral y neuroplasticidad en su centro TheraPeeds en Davie, Florida, dice "los trastornos de procesamiento se pueden detectar en la infancia, desde las primeras 6 semanas de edad.”

"Ofrezco un programa de evaluación gratuito llamado “¿Cómo mantener a su hijo alejado de mí?' para cualquier infante de seis semanas a doce meses, que proporciona respuestas a los padres sobre el desarrollo de su hijo. Yo debería de tener una línea alrededor de mi edificio. ¿Por qué no la tengo? "Porque los padres están mal informados y asustados", comparte Harper. 

Los padres deben ser valientes para escuchar la verdad sobre el desarrollo de su bebé. Necesitan conocer las señales de los problemas en su desarrollo. Cualquier cosa antes o después de las etapas normales de desarrollo son signos tempranos a tener en cuenta. "El desarrollo temprano es tan malo como tarde", comparte la doctora Harper.

Los padres de hoy están tan obsesionados con el avance y la estimulación temprana que en realidad están perjudicando el desarrollo de sus propios hijos y posiblemente podrían perder las señales ocultas de los trastornos de procesamiento. Cualquier artículo que apoye a un niño en una posición antes de que esté listo para hacerlo, como dispositivos de asiento, soportes, puentes y caminantes, en realidad obstaculizan en lugar de ayudar al desarrollo, aconseja la doctora Harper.


La doctora Harper también aconseja que los niños que están avanzados y aceleran la secuencia de desarrollo normal o, lo que es peor, omiten pasos, a menudo corren un riesgo aún mayor de tener un problema de procesamiento no detectados. Los padres NUNCA piensan que temprano es malo. El desarrollo temprano o logro de una meta, como caminar, significa que la meta anterior, como la de gatear, no se le ha dado el tiempo para rendir todos los beneficios que ofrece al desarrollo del cerebro y el cuerpo. Al menos, cuando las habilidades llegan tarde, los padres están preocupados y buscan ayuda, cuando estas habilidades llegan temprano, los padres se sienten orgullosos, confundiendo así estos logros y avances. NO lo son, más bien pueden ser un signo temprano de trastornos de procesamiento.

Los trastornos de procesamiento se identifican por fallas en el funcionamiento del cerebro y / o habilidades de comportamiento que no pueden atribuirse al daño estructural del cerebro o a anormalidades. En otras palabras, con estos trastornos, la estructura del cerebro está intacta y debería funcionar correctamente, pero NO ES ASI. Más bien, un cableado y conexiones deficientes en el cerebro pueden causar interrupciones en todo, desde la función motora, de comunicación, de aprendizaje, social, emocional y comportamiento, estos problemas se manifiestan temprano en la vida a través de logros que llegan demasiado temprano O demasiado tarde.

Estos Trastornos de Procesamiento no vistos y no reconocidos pueden estar altamente correlacionados con desafíos posteriores en la vida que incluyen:

  • Problemas de atención
  • Bajo auto Control
  • Impulsividad
  • Agresión
  • Bajo rendimiento académico
  • Pobre habilidades de organización
  • Pobre habilidades sociales
  • Pobre resolución de problemas
  • Pobre autoestima
  • Ansiedad
  • Depresión

Es por eso que la detección temprana y el tratamiento son críticos. Debemos comenzar a abrir nuestros ojos para VER estos signos tempranos en nuestros hijos y obtenerles la ayuda adecuada. ¿Estamos dispuestos a VER los primeros signos?

Una onza de prevención es mejor que una libra de cura. Si nota alguna desviación en el desarrollo de su hijo, incluidos los que comienzan a desarrollar una habilidad ANTES de que lo hagan o si su hijo ahora tiene problemas con alguno de los problemas anteriores, podría estar lidiando con un trastorno de procesamiento no diagnosticado.


No intentes ser un experto. ¡Pare, y busque ayuda! Tan desgarrador como es escuchar que su hijo puede tener un trastorno de procesamiento, es mucho mejor que lidiar con las ramificaciones posteriores de este tipo de problemas que pueden incluir enfermedades mentales.

Acerca de Julia Harper

Durante más de 20 años, Julia ha trabajado como terapeuta ocupacional pediátrica centrándose en la creación de programas terapéuticos basados en el cerebro que aprovechan la neuroplasticidad, la capacidad del cerebro para adaptarse y cambiar. Su centro de terapia de renombre mundial ofrece “A W.A.Y. to H.O.P.E.®” que fusiona sus dos modelos: H.O.P.E. (Harper's Optimal Protocols for Enrichment), que se centra en volver a recablear el cerebro de aquellos con atención fisiológica, de aprendizaje y de limitaciones en la atención y W.A.Y.® (What About You), que entrena el cerebro para ir más allá de las limitaciones emocionales y de pensamiento.

 

200 OK

OK

The server encountered an internal error or misconfiguration and was unable to complete your request.

Please contact the server administrator at [no address given] to inform them of the time this error occurred, and the actions you performed just before this error.

More information about this error may be available in the server error log.